Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 31 de marzo de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Animarse a la educacion
Alejandra Hocher
Paraná - Argentina
Me he animado a escribir este blog porque soy docente (soy profesora de Matemática, Física y Cosmografía. a demás doy clases de Educación Tecnológica en una escuela secundaria de Paraná, Entre Ríos, Argentina).

He estudiado durante dos años la carrera de Licenciatura en Gestión Educativa, en la UCA Paraná. Me falta rendir una materia y la Tesis. En fin, trabajando se hace todo más difícil.

Al margen de esto, creo que es un deber de todos el ANIMARSE A LA EDUCACIÓN.

Desde niña me gusta escribir, actualmente me he animado a participar de algunos concursos literarios.

Espero canalizar en este blog estas ganas de escribir y encontrar lectores que disfruten de mis textos.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2014
Licenciada
Definición (propia) de estudiante
Mostrar datos Mayo 2013
Mostrar datos Noviembre 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

01/06/15 | 18:41: uiiiiiiiiiiiiiiiijk dice:
re malo me hizo sacar un 1
09/05/15 | 20:31: SARA J dice:
es la verdad la educacion es muy importante me encanto esta pagina porque se puede ver lo que se necesita y porque me gusta escribir comentarios.
19/10/14 | 20:52: YINA ROMERO MURILLO. dice:
MUY INTERESANTE TU BLOG
Vínculos
Mi página web
Buscar en Google
buscar en Google
Eva en el espejo Eva en el espejo


Texto ritual. El sexo como infinitas facetas de un diamante para ser recorrido. Imperio de los cu... Ampliar

Comprar$ 40.00

Escuchá Radio De Tango

Animarse a la educacion


Este blog pretende plantear temas cortos, de lectura rápida, pero que dejen alguna reflexión. Se refiere a mis experiencias en el ámbito de la educación y de cómo he ido construyendo mi matriz de aprendizaje.
Espero ansiosa comentarios de lectores para enriquecerme y enriquecer el blog.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Buena lectura recomendada



Buena lectura recomendada

Dos dimensiones del conflicto

Desde este sistema teórico, en el concepto de conflicto se distinguen dos dimensiones:

a) Dimensión interna, intrapsíquica, o intrasubjetiva.
b) Dimensión externa, interpersonal.

La dimensión interna está vinculada al proceso subjetivo del desarrollo, que como ya hemos señalado, es un proceso contradictorio, ambivalente y conflictivo. Por lo tanto, cuando hablamos de conflictos infantiles, debemos tener clara esta diferenciación, entre otras cosas, para poder determinar cuáles son los que forman parte natural del proceso de desarrollo, y su diferencia con los síntomas, es decir, patologías que merecen otro tratamiento teórico y operativo. Diferenciar estas categorías es de utilidad para los educadores, para poder determinar qué tipos de conflictos podemos abordar desde una intervención educativa, y cuáles merecen una atención profesional de orden psicológico o psiquiátrico, que excede nuestra función y posibilidades.

Cuando hablamos de conflictos externos o interpersonales, nos referimos a todas las reacciones conflictivas provocadas por una situación de choque de intereses, o de motivaciones, entre dos o más niños, entre un niño y el grupo, o entre el niño y el adulto. Como sabemos, a estas edades son frecuentes las reacciones conflictivas y sí merecen una intervención de orden pedagógico.

La naturaleza del ser humano se resiste a los análisis simples y a las divisiones artificiosas. Por lo tanto, no podemos trazar una línea divisoria entre los conflictos internos y externos, ya que las propias características del desarrollo infantil, sus propias contradicciones y sentimientos ambivalentes, su incapacidad para discernir y conceptuar, predispone a los niños a manifestaciones conductuales que necesitan de la orientación del educador. Pero vamos por partes.

 

Conflictos intrasubjetivos

Para que el niño desarrolle la inteligencia y el pensamiento, desde la construcción de esquemas sensoriomotores hasta llegar al pensamiento operacional, el educador debe estimular la creación y el paso de un conflicto cognitivo a otro de mayor complejidad, porque de no ser así, el niño no podría desarrollar su pensamiento. Los conocimientos, los aprendizajes, no se adquieren con base a un proceso de acumulación gradual y progresiva, como lo considera el asociacionismo, sino por captaciones cada vez más complejas que se dan por el conflicto que tiene lugar entre las propias estructuras de conocimiento de la niño y los nuevos conocimientos que debe incorporar del exterior. De la superación de esos conflictos depende el desarrollo de la inteligencia y de los aprendizajes. Por eso no podemos considerar al conflicto como un elemento nocivo que hay que eliminar, sino todo lo contrario.

En el campo del desarrollo del psiquismo, ocurre algo semejante. La construcción de la estructura psíquica comparte el mismo estatuto, la misma reglamentación. Desde que el ser humano nace, debe afrontar situaciones conflictivas intrasubjetivas, implícitas en el propio proceso de construcción de su realidad interna, y relativas a las exigencias que le impone la realidad, los otros, especialmente los padres y el mundo adulto, encarnado en la cultura, la moral, las normas de comportamiento con las que ha de manejarse en un futuro. Estos aprendizajes no se dan por simple imitación, porque si lo explicásemos de esa manera, no podríamos entender porqué razón el niño va a incorporar normas y prohibiciones que de ninguna manera le son gratificantes, sino que, por el contrario, coartan su necesidad natural de conseguir la satisfacción inmediata de sus deseos y necesidades. Como hemos visto anteriormente, esas normas, ese reglamento moral, es incorporado mediante un proceso de pérdida y sustitución del objeto afectivo a través de las idealizaciones y las identificaciones con los seres parentales que tienen una gran significación para el niño (padres, maestros, hermanos...). Para no perder parcialmente el objeto, toma los rasgos y las normas del otro, como una manera de retenerlo, de hacerlo propio. Esto es lo que vimos, en términos sintéticos, con relación a la construcción de la identidad y del proceso de autonomía del niño. Toda esta dinámica tiene como propósito la individualización, ya que en principio constituimos una unidad indiferenciada con el otro que provoca un enorme placer manifestado en la fantasía de unidad, de totalidad, de valor absoluto, que queda relegada en el inconsciente. Ahí se encuentra precisamente la contradicción y la ambivalencia a la que somos sometidos en este proceso de construcción de identidad y autonomía. Esto no se puede dar sin asistir a la confrontación entre nuestro deseo de unidad, de totalidad y la exigencia de autonomía que reclama el propio desarrollo. En este proceso nos enfrentamos a conflictos cuya superación siempre es dolorosa, pero que de no llevarse a cabo adecuadamente, produciría un encapsulamiento, un estancamiento del crecimiento.

De manera sumaria, podemos señalar los problemas más significativos que angustian al niño en estas edades: la frustración del destete, la dependencia y la impotencia frente al adulto, los impulsos agresivos provocados por la dentición, los impulsos de destrucción derivados de las nuevas posibilidades que le permite la marcha, el control de esfínteres, los sentimientos ambivalentes de amor y odio, el sentimiento de culpa, la vivencia de exclusión de la relación paterna, la aceptación del lugar relativo en la estructura familiar, la angustia de pérdida de los objetos amorosos, la rivalidad y los celos fraternales, la aceptación de las normas y estatutos de comportamiento moral, la adaptación a la realidad escolar y el sentimiento de abandono, etc., por nombrar los más significativos. Todos estos problemas se expresan en las conductas conflictivas que los educadores conocemos y que representan la carga más pesada y más importante de nuestra acción educativa, ya que el buen desempeño del niño en el campo del aprendizaje cognitivo, depende por completo de su relativa estabilidad emocional. La forma de abordar estos conflictos es determinante, en un doble sentido: el preventivo y el formativo, aunque ambos aspectos constituyen una unidad en interdependencia.

Cuando hablamos de la prevención, no lo hacemos en el sentido tradicional que supondría la supresión del conflicto. Se trata, más bien, de una acción que facilite al niño resolverlo adecuadamente para poder acceder a otro nivel de confrontación más avanzado, de una acción que permita solucionar la contradicción existente entre sus deseos y la necesidad de satisfacerlos, y las exigencias y límites que plantea la realidad, representada por esa instancia del Yo que simboliza las normas, los valores, (Superyo) que en un primer momento venían del exterior, y en el curso del desarrollo se han interiorizado y asumido como propias. En este lento proceso van quedando en el inconsciente un conjunto de significaciones que el niño desconoce, porque no sabe exactamente cómo se han formado, ya que le han sido dadas por el otro. También porque los mecanismos de defensa del propio Yo han eliminado de la conciencia contenidos que no eran aceptados por esa instancia que se denomina Superyo, que representa los ideales, aspiraciones, prohibiciones morales, etc., y ejerce la autocensura. En términos simplificados, se podría decir que se trata de la confrontación entre el principio del placer y el principio de la realidad. Esto significa, desde la concepción que venimos manejando, que la evolución adecuada del niño se caracteriza por la disminución del principio del placer, (que busca de manera directa la descarga de los impulsos y el cumplimiento de los deseos) y el incremento de la adaptación a la realidad, representada por el principio de la misma, lo que le permitirá la construcción de un Yo fuerte capaz de regular sus vivencias y su comportamiento de acuerdo a las exigencias que impone la vida social y la cultura.

¿Cuál debe ser nuestra contribución para conseguir este propósito desde el campo de la educación? Lo primero a determinar es la diferencia que existe entre los conflictos normales del desarrollo y los síntomas, ya que ambos fenómenos tienen características propias y requieren de una intervención específica. En el caso de estos últimos, no somos los docentes quienes debemos actuar terapéuticamente, pero sí es importante saber detectarlos para poder tomar la determinación de derivar los casos al profesional especializado.

 Fuente

http://www.waece.org/paz/dossier.php?dossieres=dossierconflictos1#1


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
03/06/10 | 11:41: oscar dice:
q bueno x usted haber esctito este blog
oscar_fm_2008@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
19/03 | 20:12 Licenciada
19/03 | 20:07 Definición (propia) de estudiante
20/03 | 21:42 Guerra.
20/03 | 21:35 Paisaje de Paraná.
08/03 | 17:29 Publicidad y valores (o... no dejes tu corazón en parte alguna)
21/03 | 15:39 Nuevamente, el problema de la droga.
21/03 | 15:26 No maten a los niños.
15/03 | 20:24 Homenaje a Gabriela.
05/03 | 00:13 Aportes de un compañero docente.


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS